Plan de Autocuidado Para Grupos Pequeños

Plan de Autocuidado Para Grupos Pequeños
September 16, 2019 Reid Smith

 

Los líderes espirituales deben tomar medidas decisivas para mantenerse saludables a fin de estar preparados para enfrentar las tentaciones inevitables, los ataques personales, el agotamiento y otros peligros del ministerio.  Estas diez recomendaciones son relevantes para todos los líderes de grupos pequeños y entrenadores que desean ser saludables y efectivos en el ministerio a largo plazo.

Lee y reflexiona sobre la Palabra de Dios diariamente

Sigue una vida devocional diaria.  Esto no solo asegurará un crecimiento saludable, sino que asegurará el desarrollo saludable de la comunidad bíblica en tu grupo (Salmo 119: 105).  La vida de un grupo probablemente solo sera tan profunda como la vida de su líder. Si aún no tienes una vida devocional continua, comienza con poco y desarrolle gradualmente.

Aquí hay un dato interesante: las ovejas se alimentan del rocío que se acumula en la hierba muy temprano en la mañana y el agua que estas criaturas beben al amanecer las satisface durante todo el día abrasador (Salmo 5: 3). Dale a Dios el primer fruto de tu tiempo y encuentra tu fuerza en Él (Salmo 119: 114, 147).

Ora diariamente

Habla con Dios y desarrolla un oido sensible para recibir su guía cada día. Cuanto más cultives una cercanía con tu Creador, más saludable serás para tu propio bienestar, tu familia y todas las personas que influyes en la vida.

Ten en cuenta cómo El siempre está con contigo y nunca lo dejará (Deuteronomio 31: 8).  Esto te ayudará a estar mas inclinado a comunicarte con Dios repetidamente durante el día en lugar de que sea un ritual que ocurre solo una vez al día (1 Tesalonicenses 5:17).  La oración es la clave para tener una relación creciente con el Señor, que es lo que Dios quiere mucho más que cualquier otra cosa de nosotros.

Invita a algunos amigos de confianza a orar por ti

Tú y tu grupo son un objetivo del enemigo y la cobertura de la oración es una necesidad absoluta.  Pídele a algunos amigos de confianza que recen por ti y su familia regularmente, especialmente aquellos que tú sabes que son fieles para interceder en oración por los demás.  Proponte actualizarlos y comparte cosas específicas por las que orar al principio, a la mitad y al final de cada temporada de la vida de tu grupo.  No hay temporada en el ministerio en la que no necesitemos a alguien que se pare en la brecha por nosotros.

Rellena tu vaso regularmente

Refúgiate en Jesús. Cuando sientas que tu nivel de energía está empezando a disminuir, infórmale a tu líder, co-lider, al anfitrión, o a un amigo de tu grupo.  Si ya te has reunido como grupo durante algunas temporadas, puedes informarle a todo tu grupo.  Invítalos a orar por ti y a asumir responsabilidades que han comenzado a ser una carga para ti.  No hagas del grupo “tu ministerio”.  El ministerio debe ser mutuo y algo que entre todos los participantes deben cuidar. Si no es así, ¡instiga el cambio! Escápate de vez en cuando, descansa y asegúrete de participar regularmente en el culto y la enseñanza ofrecidos en tu servicio de fin de semana (cortes del templo). Honrar el sábado cada semana es solo el comienzo.

Reconoce la obra de Dios

Recordar lo que el Señor ha hecho y está haciendo construye tu fe y la de los que te rodean.  Necesito recordarme continuamente quién es Dios y sus promesas de mantenerme fuerte. P or ejemplo, puedo plantar y regar, pero Dios es el que hace crecer las cosas (1 Cor 3: 5-7).  Puedo usar mis dones y habilidades para edificar la Iglesia, pero Dios es quien realmente la está construyendo de tal manera que el infierno mismo no triunfará sobre ella (1 Cor 12: 7; Mt 16:18).  También me gusta recordar que la Palabra de Dios está totalmente inspirada, es viva y activa y hace su trabajo en las personas cuando se involucran con ella (2 Tim. 3:16; He. 4:12).  El reconocer cómo Dios ya está trabajando dentro de tu grupo es una forma de adoración y ayuda a desarrollar una perspectiva más madura espiritualmente en quienes te rodean.

Resiste a meterte en medio del conflicto prematuramente

Si alguien llega a ti con una queja sobre otro, averigüe de inmediato si primero ha hablado con la otra persona (Mateo 18:15).  Si no lo han hecho, redirígelos para hablar con la persona con la que están teniendo tensión. Si se cumple la primera condición, no entretengas una acusación hecha sobre otro individuo a menos que sea presentada por al menos por otra persona independiente más (Mateo 18:16; 2 Corintios 13: 1b).

Establece límites apropiados

Mantente disponible para los miembros de tu grupo, pero con amor establece límites cuando sea necesario.  Dios quiere que te mantengas saludable tanto como los demás y, en última instancia, el cuidado personal es la obediencia a Él.  También está bien establecer límites de tiempo en conversaciones telefónicas o reuniones individuales que tengas con los miembros del grupo; solo hazle saber al comienzo de la conversación que tienes hasta cierto momento que puedes conectarte con ellos.

No te encuentres solo con el sexo opuesto

Los líderes espirituales deben evitar toda apariencia de maldad por su bien y por el bien de los demás (Romanos 15: 2; 1 Corintios 10:24, 32-33; 1 Tesalonicenses 5:22).  La sabiduría es el no ponerte en una situación en la que podrías tropezar (1 Cor. 6:18; 2 Tim. 2:22), de modo que si alguien del sexo opuesto quiere reunirse fuera del horario de tu grupo, avísale que tu cónyuge, co-líder o un miembro de confianza del grupo también se unirá a ustedes.  No se trata de ser religioso o legalista, sino de ser prudente (Proverbios 27:12).

No intentes hacer todo por ti mismo

Apodera a otros en tu grupo para que te ayuden a llevar las responsabilidades que conlleva liderar un grupo e identifica un co-líder que pueda formar un equipo contigo lo antes posible.  Para comenzar, dales pequeñas tareas que se alineen idealmente con las áreas o los dones o intereses que tengan.

No intentes complacer a todos

Indudablemente lo has escuchado antes, y es absolutamente cierto:  ¡No puedes complacer a todos!  Te agotarás y te desanimarás si lo intentas hacer todo tu solo.  Si alguien no está contento con tu liderazgo o el grupo, hable directamente con ellos al respecto, oren juntos y confía en el Espíritu Santo con el resultado.  Libera a la persona, haciéndole saber que está bien estar de acuerdo en no estar de acuerdo y que piden ir en una dirección diferente. Mantente a tu entrenador o líder comunitario informado sobre cualquier desafío como este para que puedan apoyarte y ayudarte a definir cuales serán los próximos pasos.  Tu responsabilidad es cuidar de todo el grupo, así que no permitas que una persona descarrile la visión que Dios te ha dado.

Recuerda: estás sirviendo a Dios en nombre del grupo (no al revés).  El Señor quiere hacerte crecer a través de tu experiencia como líder de grupo … no agotarte y dejarte vacío, ¡así que asegúrate de cuidarte! Como resultado, tu vida y liderazgo serán más fuertes.

❖  Autor:Reid Smith

Reid se desempeña como Director de Comunidades con Propósito para la Red de Grupos Pequeños y ha sido Pastor de Grupos en la Iglesia Christ Fellowship en el Condado de Palm Beach, FL desde 2008. Ha estado equipando líderes en iglesias de todos los tamaños y etapas de crecimiento para que sean efectivos. Haciendo discípulos desde 1996. Reid ha sido un autor colaborador para GRUPOS PEQUEÑOS de Christianity Today, LifeWay’s Ministry Grid, y desarrolló la capacitación en grupos pequeños para la Red de Envío de la Junta de Misiones Norteamericanas. Una de las maneras en que expresa su amor por ayudar a los líderes a comenzar y multiplicar grupos saludables en todas sus iglesias es a través de www.reidsmith.org.

Growing Groups Strong