4 Maneras en las que una campaña de crecimiento espiritual va a transformar tu Iglesia

4 Maneras en las que una campaña de crecimiento espiritual va a transformar tu Iglesia
November 29, 2019 Rick Warren

Conozco una herramienta comprobada que transformará tu iglesia.

Esa herramienta es una campaña de crecimiento espiritual. He visto a Dios usar campañas repetidamente en la Iglesia Saddleback. Nos han ayudado a pasar de dos miembros a más de 36,000 personas cada fin de semana en 18 campus. He visto a Dios usar campañas para transformar nuestra iglesia una y otra vez durante casi 40 años.

Las campañas no solo hacen crecer la iglesia numéricamente sino que también contribuyen al crecimiento espiritual de las personas. Son una “inyección en el brazo” que mueve a nuestra gente de ser no creyentes a creyentes, miembros, miembros maduros, ministros y misioneros que multiplican el mensaje en todo el mundo. Aquí hay cuatro razones por las cuales las campañas son tan efectivas para ayudar a las iglesias a ser más saludables:

1. Las campañas edifican hábitos.

El hacer discípulos tiene que ver con ayudar a las personas a desarrollar hábitos espirituales fuertes. Tu carácter está determinado por tus hábitos. Demasiados cristianos nunca crecen porque nunca han desarrollado buenos hábitos sólidos como la oración, el compañerismo en un grupo pequeño, el diezmo, la lectura diaria de la Biblia y el ayuno.

Lee cualquier libro de psicología decente y aprenderás que lleva seis semanas desarrollar un hábito. Tienes que hacerlo todos los días durante tres semanas para que te sientas cómodo practicándolo. Luego, debes hacerlo todos los días durante otras tres semanas para establecer la práctica en tu vida.

Para ayudar a las personas a desarrollar hábitos espirituales, necesitas un período intenso de al menos seis semanas. Es por eso que nuestras campañas duran 40 días.

2. Las campañas intencionalmente crean enfoque.

En las campañas, todos en su iglesia estudian el mismo tema durante seis semanas. Adultos, estudiantes y niños participan todos juntos en la campaña. Eso significa que familias enteras se unifican al enfocarse en el mismo tema durante la campaña. Este enfoque estimula el crecimiento espiritual y mejora el compañerismo.

Tendrás que ayudar a tu iglesia a enfocarse durante una campaña. En Saddleback, cancelamos todos los eventos no relacionados con la campaña. ¡A algunas personas no les parecerá bien! Recuérdales que una campaña es temporal y que los avances en la unidad de la iglesia hacen que valga la pena el hacer un cambio a corto plazo.

3. Las campañas hacen lugar para los múltiples estilos de aprendizaje en tu iglesia.

Las personas aprenden de diferentes maneras. Tienes muchos que aprenden escuchando en tu iglesia. Aprenden a través de la puerta del oído. Honestamente, si eres alguien que aprende escuchando, te encanta el servicio dominical de la iglesia. Ese es el único estilo que usan la mayoría de las iglesias. Pero muchas personas no aprenden mejor escuchando. Tienes muchos otros tipos de estudiantes en tu iglesia. Si la única forma de involucrar a las personas es a través de un sermón del domingo por la mañana, perderás a muchas personas.

En una campaña, aprenderás a usar múltiples estilos de aprendizaje para conectarte con tu congregación. La gente escuchará un sermón, memorizará versículos bíblicos relacionados, leerá un devocional diario que refuerza el tema, lo discutirá en un ambiente de grupos pequeños, vera un video sobre el tema y hará un proyecto para practicar lo que están aprendiendo.

4. Las campañas cultivan una fe exponencial.

Cuando estudias las Escrituras, descubres cómo Dios responde a la fe de las personas. Cuando lees sobre los milagros que Dios realizó en la Biblia, te encuentras con historias de fe. Dios hará en tu iglesia exactamente lo que esperas que haga. La Biblia dice: “Todo lo que no proviene de la fe es pecado” (Romanos 14:23 NVI).

Durante las campañas, las iglesias establecen metas de crecimiento exponencial. Hemos visto a Dios hacer cosas asombrosas en Saddleback cuando salimos con fe y desarrollamos objetivos audaces.

Por ejemplo, cuando comenzamos una campaña, establecemos metas sobre cuántos grupos pequeños nuevos comenzaremos, un número que solo se puede alcanzar con la participación de Dios. Cuando hicimos 40 Días de Propósito por primera vez como iglesia, teníamos alrededor de 800 grupos pequeños. Puede parecer mucho, pero no fue suficiente para conectar a toda nuestra congregación. Me puse la meta de comenzar 300 grupos pequeños durante la campaña, pero Dios me retó a comenzar 3,000 grupos pequeños. ¡Agregamos un cero!

En fe, anuncié ese objetivo a toda la iglesia. Nuestro acto de fe alentó otros actos de fe – específicamente personas que dieron el paso de convertirse en anfitriones de nuevos grupos. Dios hizo un milagro, y terminamos alcanzando esa meta.

Dios ha usado campañas en la vida de Saddleback para hacer lo que solo Él puede hacer. Hemos visto a más personas venir a Cristo, más personas bautizadas y más personas unirse a nuestros grupos pequeños a través de la campaña anual que en el resto del año.

Nuestra iglesia ha crecido en gran medida, tanto numérica como espiritualmente, a través de los años debido a las campañas. Estoy seguro de que ustedes pueden tener un impacto similar en su iglesia.

❖  Autor: Saddleback Church / Pastor Rick Warren

Un Pastor con Propósito

Rick Warren nació en San José, California, y obtuvo una Licenciatura en Artes de la Universidad Bautista de California, una Maestría en Divinidad del Seminario Teológico del Suroeste y un Doctorado en Ministerio del Seminario Teológico Fuller. Él y su esposa Kay fundaron la Iglesia Saddleback cuando tenía solo 26 años y continúa sirviendo como pastor principal. Para muchos, él es el Pastor Rick, pero para su iglesia, es Papa Rick, una voz de sabiduría, esperanza, ánimo y visión.